jueves, 17 de mayo de 2018

Hacienda Henequenera “Sahcabá” en Cacalchén

La Hacienda Henequera o Finca “Sahcabá” en nuestro municipio.
Hacienda Sahcabá de Cacalchén en Yucatán
Según fuentes orales, la Hacienda henequenera “Sahcabá” fue fundada en el último tercio del siglo XIX por la primera generación de la familia Seguí que arribó desde España
Localización:
La hacienda “Sahcabá” se ubica a dos kilómetros al norte de la cabecera municipal de Cacalchén, Yucatán siguiendo el camino blanco que es prolongación de la calle 20 de la población.

Descripción general:
El cultivo del henequén y la obtención de su fibra mediante el sistema industrializado se generalizó en el estado de Yucatán en la década de 1850, a partir de ese tiempo, muchas estancias y haciendas que originalmente eran ganaderas o maiceras reorientaron sus labores hacia la naciente industria henequenera.

La demanda de fibras naturales colocó a Yucatán como el primer productor mundial y con ello generó un comercio amplio que significó importantes ganancias para los hacendados dedicados a esta actividad. En el exterior se le conoció al henequén como “Sisal” asociándolo al puerto yucateco desde donde se embarcaba y enviaba a todo el mundo.

Cacalchén, ubicado en plena zona de trabajo del henequén fue testigo del crecimiento y consolidación de esta industria en las diversas haciendas que circundaban al municipio, tales como Sahcabá, San Antonio Puá, Cholul Palma, Cholul Cantón (también conocida como San José Cholul), Ayim, Mucuyché, entre otras; haciendo énfasis que algunas de ellas geográficamente no son parte del municipio pero muchos de sus trabajadores eran de Cacalchén.

Casa de empaque de la finca para pacas
 Al fondo la Casa Principal (llamada también “El Palacio”), situada al extremo norte, la Casa de Empaque aledaña a la anterior y la Casa de Máquinas al sur.
Historia y anécdotas:
Según fuentes orales, la Hacienda henequenera “Sahcabá” fue fundada en el último tercio del siglo XIX por la primera generación de la familia Seguí que arribó desde España. Para ello adquirieron importantes extensiones de terrenos ubicados al norte de la comunidad y desarrollaron el proyecto a la usanza de la época, enmarcando con edificios funcionales pero estéticamente diseñados con los estilos arquitectónicos afrancesados.

La traza de la nueva hacienda incluyó una plaza central, donde estarían las áreas de trabajo, asimismo en un área circundante de diseñó la construcción de casas homogéneas para los trabajadores y sus familias. Se construyeron en esa época los edificios emblemáticos de Sahcabá, ubicados en la enorme plaza de esta finca tales como la Casa Principal (llamada también “El Palacio”), situada al extremo norte, la Casa de Empaque aledaña a la anterior y la Casa de Máquinas al sur.

En los patios de la Casa Principal se construyó un enorme corral y las caballerizas. Al costado oriente se levantaron las bodegas, de recia madera de pino. El edificio más oriental de la plaza estaba dedicado a la realización de sogas.

Al poniente de la Casa Principal se ubica el cenote, que proveía agua a los edificios principales y a los corrales, jardines y huerto. La extracción era mediante un sistema tirado por mulas que giraban en torno al brocal y alimentaban los depósitos aledaños. Años después este sistema fue sustituido por una veleta, misma que aún está en funcionamiento.

La Casa Principal tiene reminiscencias de los estilos de moda en la época porfiriana (finales del siglo XIX), sus molduras y arcos con enverjado de hechura artesanal limitan el fresco y espacioso corredor con pisos de rojos ladrillos de pasta. En su interior, este edificio cuenta con espacios que en su momento fueron el eje de la vida cotidiana: la oficina del dueño, que luego fue de los administradores, con escritorios y armarios acordes a la importancia del lugar, los cuartos para la familia del hacendado, un cuarto de baño que contenía piezas de loza y cerámica, además de regadera e inodoro novedosos para esas épocas. Contaba con cocina y fogones y también una de las habitaciones con acceso directo al corredor principal y a la plaza se acondicionó como capilla para el santo patrón de la hacienda: San Miguel Arcángel.
 Imagen de San Miguel Arcángel, santo patrono de la hacienda Sahcabá (cortesía de la familia Sosa –Cámara)
En los años cuarentas, los dueños contrataron a un artista que diseñó y pintó la pared oriente de la capilla, con un hermoso retablo al óleo, que de manera armónica se integraba al ambiente sacro que el lugar generaba. Al centro de la pintura, en gran tamaño aparecía el anagrama o siglas que simboliza a San Miguel Arcángel, “príncipe de la milicia celestial”

Históricamente los Seguí, fundadores y primeros propietarios de la hacienda la heredan la finca en los años 30 del siglo pasado a una nueva generación, los hermanos Alfonso y Miguel Seguí Herrera, quienes se casaron con Martina “Tinita” Ricalde Sansores y Loreto “Lola” Moguel. Esta generación contribuyó a darle el esplendor y mayor auge a la producción de fibra de henequén , llamada en maya “sosquil”. La máquina originalmente funcionaba con vapor y queda constancia de ello por la chimenea característica que aún se mantiene en pie. Luego se adquirió una maquinaria moderna que empleaba diésel.
el sosquil o sisal de la fibra de henequén
Fibra de henequeén o sosquil, la fuente del "oro verde" nativa de nuestro estado #Yucatán
Posteriormente, en los años 50 del siglo XX la administración de la hacienda estuvo en don Eloy Ricalde Sansores, casado con doña Rosita Herrera, ambos de grata memoria en Cacalchén. Don Eloy fue un entusiasta y dinámico administrador, de carácter fuerte y noble, generó grandes simpatías no solo entre los trabajadores de la finca sino entre los pobladores. Al finalizar don Eloy la administración quedó bajo la responsabilidad de don Alfonso Seguí Moguel, hasta principios de los años 90. Entre las anécdotas de los antiguos trabajadores se señala que la fiesta dedicada a San Miguel Arcángel en las épocas de don Eloy, organizaba un festejo grande y popular, con misas, novenas, banda de música, comidas, bebidas y mucha alegría.

Antes de finalizar la década de 1960 queda como encargado general de Sahcabá Francisco Sosa Vázquez, más conocido como “Don Huero Sosa”, en este lapso la hacienda continúa desfibrando grandes cantidades del “oro verde” yucateco, como también era conocida esta planta. Se
mantenía la tradición anual de realizar las novenas al santo Patrono San Miguel Arcángel. Cabe señalar que en este período se introduce la energía eléctrica a la cabecera municipal y ello generó que algunos trabajadores y sus familias mudaran su residencia al poblado para acceder a los beneficios de la electricidad y para enviar a los niños a las escuelas, quedando abandonadas casi la totalidad de las casas que eran parte de la hacienda.

“Don Huero Sosa” fue encargado de Sahcabá hasta la primera década del siglo XXI, por espacio de más de 40 años, con su inseparable bicicleta, vio transcurrir la vida junto a los trabajadores cuyos diálogos en lengua maya alegraban y convertían las labores en espacio de convivencia fraternal. Otros momentos significativos eran los viajes en plataformas o “trucks” asentados en vías Decauville y jalados por mulas para traer la penca de henequén cortada para la raspa del día..
Se construyeron en esa época los edificios emblemáticos de Sahcabá, ubicados en la enorme plaza de esta finca tales como la Casa Principal al extremo norte, la Casa de Empaque aledaña a la anterior y la Casa de Máquinas al sur.
En el lenguaje de quienes colaboraban en estas tareas era común escuchar expresiones como los planteles “de la pequeña” (así le llamaban a los henequenales propiedad de la misma hacienda “pequeña propiedad”, para diferenciarlos de los particulares que también cultivaban el agave), los días de “raspa” (así conocido popularmente cuando se desfibraba el henequén), las noches de quemar guardarraya, mover rieles, armar bagaceras, entre muchas tantas acciones que sin duda fueron parte de la vida productiva del municipio de Cacalchén. En su memoria recuerda a Nico Gallegos, Carlos Barea,Donato Puga, Refugio Espadas, Pablo López, “Tuti” Uh, el maquinista Luis Canché, Nacho Canché, Galdino Medrano, Laureano López, Juan Gómez, Goyo Medina, Ermilo Gallegos “Muñeto”, Alejandro Cauich “Rayas”, Nacianceno Nah “Blanco”, “Cuxo” López, entre otros muchos amigos que a lo largo de los años trabajaron en las distintas labores de la hacienda.

En este lapso, don Huero señala que fue testigo de los cambios en los propietarios de la hacienda, pues don Alfonso Seguí vendió la propiedad a Jorge Campos, de la ciudad de Motul, durante esta época muchos compradores de Jalisco llegaron para adquirir las denominadas “piñas” de henequén, y para obtener esos cogollos era necesario acabar con la planta y esto a su vez provocó la pérdida de todos los planteles de Sahcabá. Desde ese entonces, la hacienda continúa laborando pero desfibrando “pencas” (hojas de henequén) de particulares. Luego fue vendida a unos empresarios de apellido Baca, a quienes el huracán Isidoro les provocó grandes daños en la Casa de Máquinas y la destrucción de las bodegas de la hacienda. Con la desfribradora dañada, pasaron varios años sin que Sahcabá volviera a laborar.

En el 2006 la propiedad fue adquirida por el empresario Hidalgo Jiménez Ruiz, quien condujo una importante inversión restaurando los espacios emblemáticos de la hacienda dañados por el huracán Isidoro en 2002,, reparando la máquina desfibradora y de empaque y logrando que la energía eléctrica sea una realidad, con lo cual de nueva cuenta se procesa henequén no solo de parcelarios y ejidatarios de Cacalchén sino de comunidades vecinas, haciendo de Sahcabá una de las pocas con desfribradora en funciones.

En 2018, la hacienda Sahcabá sigue vigente, es un espacio para conocer una parte importante de nuestra historia como municipio productor de henequén, cultivo que durante más de 100 años fue el motor principal de la economía del Estado de Yucatán. Visitarla nos permite entender nuestro pasado para consolidar el presente mirando hacia un mejor futuro.
hacienda Sahcabá en Cacalchén historia
Don Huero Sosa que estuvo al frente de la finca durante 40 años aproximadamente.
(Familia Sosa Cámara - altar con el patrono de la hacienda).
(Este escrito no pretende ser único ni exhaustivo, es la compilación de relatos orales de personas vinculadas a la hacienda Sahcabá y de las experiencias y conocimientos personales. Especialmente agradezco a don Francisco “Huero” Sosa Vázquez y a la maestra Pilar Cámara Ricalde sus orientaciones y testimonios.)

Texto/Redacción por: Juan Ramón Sosa Cámara.
Fotos y ediciones: Felipe Homá.
Agradecemos al administrador por el acceso y facilidades otorgadas.

sábado, 17 de febrero de 2018

¿Cómo sobrevivimos nuestras infancia?

¿COMO DIABLOS SOBREVIVIMOS EN NUESTRA INFANCIA? (Los Yucas peninsulares).
juegos de niños y tradicionales de las escuelas
Tamalitos a la olla - juegos populares y tradicionales para chicos y grandes.


Si viviste de niño en los 60´s, los 70´s o principios de los 80´s... ¿Cómo hiciste para sobrevivir?
juegos infantiles muy tradicionales yucatecos
Pelotas o bolas de hilo (para juagra bésbol) a capela - juegos populares infantiles.
  • De niños andábamos en autos que no tenían cinturones de seguridad, ni bolsas de aire... (claro los que tenían coche, en mi caso apenas bici).
  • Ir en la parte de atrás de una camioneta era un paseo especial y todavía lo recordamos. (Los Yucas en carretas jaladas por caballos, mulas o burros).
  • No teníamos tapas con seguro contra niños en las botellas de medicina, gabinetes, puertas.
  • Cuando montábamos bicicleta no usábamos casco. (Cuando las rentabas con Don Luisito o si tenías mejor).
  • Tomábamos agua de la manguera, la llave o del pozo y no de unas botellas.
  • Gastábamos horas y horas construyendo carritos de chatarra (o latas de leche nido) y los que tenían la fortuna de tener calles inclinadas los echaban a andar ladera abajo y en la mitad se acordaban que no tenían frenos.
  • Salíamos a jugar con la única condición de regresar antes del anochecer. Eso era a fuerzas, y llegabas puntual o si no unaos cuantos fajazos y ya!
  • En la escuela duraba hasta el mediodía , llegábamos a casa a almorzar . No teníamos celular... así que nadie podía ubicarnos. Impensable .
  • Nos cortábamos, nos rompíamos un hueso, perdíamos un diente, raspones y golpes por caidas, pero nunca hubo una demanda por estos accidentes. Nadie tenía la culpa sino nosotros mismos.
  • Comíamos bizcochitos o globitos, pan, barras, cocotazos y mantequilla, tomábamos bebidas con azúcar y nunca teníamos exceso de peso porque siempre estábamos afuera jugando...
  • Compartíamos una bebida entre cuatro... tomando en la misma botella y nadie se moría por esto. (Sidra pino, pepsi, coca cola, cristal naranja, saldado de chocolate).
  • No teníamos faceebook, youtube, Playstations, Nintendo 64, X boxes 360, Juegos de vídeo, 99 canales de televisión en cable, videograbadoras, sonido surround, celulares personales, computadoras, chatrooms en Internet algunos les llamaban (en casa de Espadas LADA)... Sino que TENÍAMOS AMIGOS.
  • Salíamos, nos subíamos en la bicicleta o caminábamos hasta la casa del amigo, tocábamos el timbre o sencillamente entrábamos sin tocar y allí estaba y salíamos a jugar.
  • ¡Ahí, afuera!, ¡En el mundo cruel ¡Sin un guardián o policiías! ¿Cómo hacíamos?. Hacíamos juegos con palitos y pelotas de tenis, en algún equipo que se formaba para jugar un partido o las retas de fútbol o de basquet; no todos llegaban a ser elegidos y no pasaba ningún desencanto llevado a trauma.
  • Algunos estudiantes no eran tan brillantes como otros y cuando perdían un año lo repetían. Nadie iba al psicólogo, al psicopedagogo, nadie tenía dislexia ni problemas de atención ni hiperactividad, simplemente repetía y tenía una segunda oportunidad.( yo fuí 3 años en primero de primaria y sigo vivo).
  • Teníamos libertad, fracasos, éxitos, responsabilidades, tareas de la casa ...y aprendimos a manejarlos.
  • Juegos tradicionales: busca busca, brinca burro, tamalitos a la olla, chacara, basta, pesca pesca, papagallos, kimbomba, tinjoroch, brinca soga, canicas, etc


La gran pregunta es ¿como hicimos para sobrevivir? y sobre todo para ser las grandes personas que somos ahora muchos de nosotros.
juego populares yucatecos
Kimbomba - Juego tradicional o popular yucateco.

¿Eres tú uno de esa generación? Si lo eres, entonces compartelo a tus conocidos de tu misma generación o a gente más joven para que sepa como éramos antes...

Seguro dirán que éramos unos aburridos pero... esos eran los mejores días como infantes.
aros o ruedas de llantas de bici infantiles
Los aros de llantas de bicicletas (o los rines del mismo) - juego populares 70's yucatecos.


¡FUIMOS BIEN FELICES!

Fuente/fragmentos de: Facebook grupo: @Guadalajara Antigu
Adptación y complementar datos e información de nuestro región en la peninsula.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Atrévete e intenta el reto de los 10 pesitos

Ahorrar es una de las cosas más difíciles que puedes poner en práctica, ya sea por la falta de costumbre o porque tu estilo de vida no te permite ni siquiera terminar la quincena con aunque sea un poco de dinero (o no hemos tenido la educación en la finanzas personales).
ahorrar una moneda cada día de 10 pesos
Solo hay que intentarlo, saca una moneda de tus gastos hormigas o innecesarios o de pequeños vicios. Atrévete!
Para que puedas lograr un cambio en tu vida es importante ir poco a poco, por eso te presentamos el reto de los 10 pesos. ¿En qué consiste?

Consiste en ahorrar todas las monedas de 10 pesos que toquen tus manos. Los pasos a seguir son:

  • Paso 1. Selecciona el recipiente: Recicla una botella de pet de dos litros mínimo. Puesto a que entre más grande sea la botella, más dinero.
  • Paso 2 Prepara tu alcancía/botella: Lava la botella. Después haz una ranura a la botella para que quepan las monedas de 10 pesos. Se puede usar un cutter o cuchillo para hacer el corte.
  • Paso 3 Dale un objetivo: Ponle nombre a la botella, el que quieras. De preferencia el tuyo para hacerlo más personal o ponle el objetivo que persigues, no sé, tal vez “Renta”, “Vacaciones” o “Ropa nueva” (un coche, más bien el abono).
  • Paso 4 Inicia y sé constante: Después de tener listos los pasos anteriores, comienza el reto. Todas absolutamente todas las monedas de 10 pesos que pasen por tus manos deben ser depositadas en la botella. Sin trampas y sin decir “una sí y otra no”.
finanzas personales y ahorra 10 pesos cada día
Para que puedas lograr un cambio en tu vida es importante ir poco a poco. Monedas de 5 o de 10 pesos...
Una vez llena la botella de 2.5 litros podría llegar a contener hasta ¡10 mil pesos! Entonces ya puedes usarlos para algo importante. Cuando termines habla a tu banco para explicarle que quieres depositar la cantidad ahorrada pero en monedas ya que comprar cosas con moneditas de 10 pesos no es la opción más viable. 

Todo de acuerdo a tus metas pero es ahorra o nunca.

Fuente:
Autor: Jesús Vega || ¡Atrévete a intentar el reto de los 10 pesos! || Caja la Sagrada Familia || ago/2017 || Sitio web: http://www.csf.coop/atrevete-a-probar-el-reto-de-los-10-pesos/


Definitivamente todo es fuerza de voluntad y de tener tus metas y objetivos para esa inversión ahorro; si no lo tienes el habito hazlo ahora nunca te va a sobrar una lana de más. Siempre hay imprevistos. Yo inicié con un bote pet de 600 ml a ver cuanto voy a obtener.
Elimina los gastos ocultos o las hormiga y de vicios que puedes evitarlos, o puedes ahorrar con la moneda de 5 pesos como otra opción.
Prueben el Cetes Directo o las inversiones de Caja La Sagrada Familia son buenas, entre otras.

martes, 7 de noviembre de 2017

El pib en el día de muertos cortometraje yucateco

Me hizo recordar a mis difuntos en especial a mi hermanita, una historia y realidad de nuestra gran cultura de nuestros antepasados los mayas, y los mayas yucatecos. Y hasta hoy sigo teniendo ese placer de comer el pib y recordar el día de muertos o Hanal Pixán (comidas de ánimas o las almas).

Vale la pena echar un vistazo, conservar y compartir el cortometraje realizado en municipios del interior de estado que va hacerte pensar y revivir, ademas de conocer más sobre los orígenes y como le llaman en el vídeo la receta de "El Pib". (Ver desde la cuenta oficial: "Cine Janal" https://youtu.be/4xodD3yNObo ).



Además que puedo presumir la colaboración de mi hermano Ismael Homá en la producción del cortometraje original de Miguel Ventura Herrera (director), además de un gran equipo ni que decir de los actores.

lunes, 3 de julio de 2017

Los Beneficios del Ciclismo para la Salud

¿Cuáles son los beneficios del ciclismo o de montar o hacer bicicleta?
ciclismo y sus beneficios en el cuerpo
La práctica del ciclismo estimula y mejora nuestro corazón, los pulmones y la circulación...
El ciclismo/bicicletas es hoy día uno de los deportes que más se practican por diferentes motivos como pueden ser el deporte en sí, por su uso como medio de transporte fácil, rápido, barato y respetuoso con el medio ambiente. Cada día vemos como cada vez más grupos de familias o amigos se mueven por nuestras ciudades o quedan para realizar su deporte favorito. Pasa y descubre muchas cosas sobre este sano deporte.

Sin duda el ciclismo es uno de los deportes que más hacemos en la actualidad, y es muy fácil saber el por qué, ya que es un ejercicio con multitud de posibilidades, por lo que puede llegar a más cantidad de público y, por supuesto, a más diversidad de personas con gustos diferentes.

sábado, 8 de abril de 2017

Campanero de toda su vida Don Bartolo Can - Ruinas de Aké

 
Don Bartolo Can, de Cacalchén orguloso campanero
Don Bartolo Can, en su incansable placer de ser campanero en los trayectos de las Ruinas de Aké a Cacalchén y viceversa en todos esos años de su vida. (Foto: Leysi Can su nieta, en el 2007).

A sus 88 años (en ese 2012, ahora Q.E.P.D. (+) -1924 a 2013 hoy tendría 93 años)- Don Bartolo Can nos charla su vida de campanero de cada sábado de pascua. De todas las idas y venidas a las Ruinas de Aké a Cacalchén por el Santo Cristo Negro de la transfiguración.
recibimiento en domingo de pascual del santo cristo
Peregrinación del Cristo Negro, de la capilla rumbo a la Parroquia del municipio de Cacalchén en el recibimiento en domingo de pascua. (Fotos de marzo/2013).



domingo, 16 de octubre de 2016

Cacalchén en Vídeo palacio municipal




Palacio Municipal del Ayuntamiento del municipio de Cacalchén, en Yucatán México; se inicia la construcción en 1888 y se concluye en el año de 1948 de acuerdo al fachada principal del edificio. Finaliza la construcción en el año del 48 con la torre del reloj publico siendo alcalde o presidente municipal el C.Silvio Rios Herrera, según datos recabados y mecionados por su hijo Don Pepe Rios.



Compartimos un vídeo al igual interesante para conocer más sobre nuestro pueblo yucateco de Cacalchén, Yuc.: https://www.youtube.com/watch?v=50eHZ3bLrbA

M1 S3 SFHM.